Dalma había aprendido a usar muy bien las máquinas de coser, armaba prendas rapidísimo. Pero estaba triste: habían matado a su hermano, se había quedado sin laburo, otra vez sentía que no tenía nada

Ir a la fuente
Autor: Silvina Tamous

Powered by WPeMatico

Radio Rebelde