La exigencia de una “libreta de conducta” a los trabajadores del transporte (se sumarían luego cocheros y tranviarios a los carreros) disparó una gran lucha obrera de la que también tomaron parte estibadores y ferroviarios: el puerto de Rosario se paró por completo y eso deparó la represión

Ir a la fuente
Autor: Carlos Álvarez

Powered by WPeMatico